Septiembre: la segunda oportunidad

En enero nos planteamos un montón de propósitos (normalmente llevamos años proponiéndonos lo mismo) y ha llegado septiembre y no hemos cumplido ni uno. Es entonces cuando nos damos una segunda oportunidad. Volvemos a plantearnos el llevar una buena alimentación, dejar de fumar, hacer ejercicio físico, apuntarnos a un curso de cocina, estudiar algo nuevo, leer a diario, hacer algún viaje, hacer un plan de ahorro, etc. Pero todo esto sólo queda en meros pensamientos y deseos si  no lo planificamos para llevarlo a cabo.
400x400_Ebuena

Y, ¿a qué no te planteas hablar para noviembre el chino perfectamente, correr una maratón, haber recorrido todo el continente americano, ser un gran chef, haberte leído 50 libros, ni tener ahorrados 500.000 euros? Pues tampoco lo hagas con respecto a la alimentación.

¿De verdad quieres cambiar?: vayamos poco a poco. Lo primero, es que te plantees una serie de objetivos, que siempre sean realistas. Antes de ello, piensa si de verdad eres tú el que quiere realizar esos cambios, de nada servirá si no lo haces por ti mismo.

2e1c05c78be4b6b4c9cd49dd4d915738

Ponte pequeñas metas alcanzables: por ejemplo, comienza haciendo algo de ejercicio físico y prueba distintos deportes, seguro que encontrarás el tuyo. Una vez hecho, puede que sea el momento de ponerte en manos de un profesional de la actividad física para ir mejorando. No inicies una dieta estricta, ni depurativa, ni de ningún royo de esos, sólo servirá de que acabes aborreciendo ciertos alimentos y tendrás los días contados manteniendo esa dieta. Déjate asesorar si es necesario de un verdadero dietista- nutricionista. No caigas en dietas de la vecina, colgadas en internet, etc.

metas 2

Proponte objetivo a objetivo: no puedes cambiar tu vida de un día a otro, sé realista. Si intentas llevar todos los propósitos a cabo a la vez, se te hará más cuesta arriba y acabarás tirando la toalla. De un día para otro no te puedes plantear cambiar 20 cosas de tu vida que llevas haciendo durante años.

untitled

Alcanza un objetivo estable: de nada sirve que hagas una dieta 3 meses y luego vuelvas a las andadas. Lleva una alimentación y un estilo de vida saludable que lo puedas mantener a lo largo del tiempo. Lo mismo con el ejercicio físico, ¡no dejes de moverte!

untitled2

No lo veas como una obligación: disfruta con ello, que tu nuevo estilo de vida no sea un sufrimiento, sino que te sientas cada vez mejor al llevarlo a cabo y ver que vas cumpliendo.

imagesUDMAN35J

No te desanimes: claro que todos tenemos días malos y nos apetece mandar todo por ahí… Pero no pasa nada, mañana será otro día y podrás retomar tu nuevo estilo de vida.

45b883fd478ad73bca75712bd611da35

Después de esto…espero que nadie se rinda y os subáis al tren de la nueva oportunidad que nos da septiembre, y si veis que no llegáis… ¡tranquilos! Pasan muchos más trenes antes de enero, pasan cada minuto de tu vida.

Si te ha gustado esta entrada, compártela.

Deja un comentario

Tu dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *